Accesorios de moto
    Ropa de moto
    El casco
    Guantes de moto
    Baterías
    Cámaras casco
 
Fotos de Motos
 
Fondos de motos
 
Fotos Moto GP
 
Imágenes de motos
 
Seguros de Moto
    Consejos y precios
    Indemnizaciones
    Orientaciones básicas
 
Consejos para novatos
 
Alquiler de motos
 
Motos de segunda mano
 
Motos de ocasión
 
Tipos de créditos
 
Motocross
 
Motos enduro
 
Motos antiguas
 
Motos BMW
 
Motos clásicas
 
Motos Custom
 
Motos de carretera
 
Motos de agua
 
Motos de nieve
 
Motos Deportivas
 
Motos Ducati
 
Motos Honda
 
Motos Roadsters
 
Motos Scooter
 
Motos Suzuki
 
Motos Trail
 
Motos Yamaha
 
Quads
 
Imágenes de coches

Claves para alargar la batería de tu moto

Baterías de moto

Una pieza muy importante para el funcionamiento de una moto, pero subvalorada en ocasiones, es la batería.

A ella suelen deberse alrededor de la mitad de las averías más comunes en ese tipo de vehículos, de ahí la necesidad de siempre estar al pendiente de su funcionamiento, si es que no queremos quedarnos rotos en el momento y lugar menos deseados.

De fábrica, la mayoría de las baterías vienen concebidas para tener una vida útil de un año y medio o dos, tiempo en el que empiezan a fallar. Sin embargo, este período máximo de rendimiento puede alcanzarse sin grandes contratiempos, si se siguen un conjunto de tips en su mantenimiento y cuidado.

Podrás pensar que para librarte de esto puedes optar por comprar sólo baterías secas, que no precisan de los tradicionales mantenimientos con agua destilada, y a pesar de que estarías actuando correctamente por una parte, y de que la mayor parte de las baterías que hoy se comercializan no precisan de esas operaciones, debes saber que todavía circulan y se venden baterías tradicionales y que las modernas libres de mantenimiento , también precisan de determinados cuidados y atenciones (fuente).

Dicho esto, y si aún estás determinado a no quedarte varado donde tu mal atendida batería decida, te proponemos entonces eches un vistazo a las siguientes claves para alargar su vida y disfrutar más de tu moto.

Acciones para cuidar la batería  

Algo muy importante que muchos motoristas desechan es el chequeo periódico del nivel de voltaje de la batería. Este control debe hacerse con un voltímetro, herramienta que nos permite determinar si la pieza está funcionando bajo los parámetros correctos, entre los 12,8 y los 12,3 Volt. Una batería que esté trabajando por debajo de ese voltaje, precisa ser recargada.

En ese sentido, si quieres evitar la pérdida de energía para no recargar tan a menudo, una acción efectiva es arrancar la moto todos los días al menos durante unos minutos, aunque para que la batería se vaya recargando efectivamente lo mejor es recorrer algunos kilómetros.

Otra medida que puedes hacer habitual es limpiar la batería, sobre todo los excesos de sulfato que suelen formarse en la unión entre los bornes y los conectores eléctricos. La limpieza puede hacerse con agua corriente y bicarbonato, y una vez terminada solo debemos cerciorarnos de que la batería quede bien seca.

Cuando maniobramos con la moto apagada, para no gastar carga innecesariamente, debemos hacerlo con la llave en la posición de desbloqueo y no en la de contacto.

Asimismo, si vamos a estar un tiempo prolongado sin usar la moto, lo mejor es desconectar los cables de la batería o desmontarla por completo. Esta práctica es útil para evitar la sulfatación que sufre la pieza cuando pasa mucho tiempo sin funcionar.

La desconexión debe hacerse previo desenchufe de los cables y para ello lo mejor es desconectar primero el cable negro, el negativo, y después el rojo, que es el positivo. Dicho orden de los cables sería inverso cuando lo que queremos es conectar la pieza.

Otras medidas para proteger la batería son cubrirla con grasa o vaselina para librarla de la suciedad; recargarla con un cargador que funcione adecuadamente y no la sobrecargue, evaporando el ácido y provocando así el daño de las placas; y chequear periódicamente el nivel del electrolito, que si está por debajo debe rellenarse con agua destilada y dejarse reposar antes de volver a cerrar y montar la batería.

Algunas señales de que no estás haciendo las cosas bien, o de que a pesar de eso necesitas chequear la batería, son la falta de potencia en las luces o el claxon, y el funcionamiento con menos energía del motor de arranque.

No obstante, si estas acciones las conviertes en hábitos, atendiendo al tipo de batería que tenga tu moto, preverás muchas roturas o malos funcionamientos y alargarás la vida útil del corazón eléctrico de tu vehículo.

Fuentes: Motociclismo.esSoyMotero.net





Aviso legal